Licencia por Derecho de Reproducción

Para grabar música en soportes sonoros o audiovisuales también se necesita la autorización de los titulares, ya que los derechos autorales generados por la comercialización de fonogramas (cassettes, CD’s, mini discs, etc.), conocidos como derechos fonomecánicos o de reproducción, constituyen una importante fuente de ingresos para los autores.

La SCD otorga esta autorización a cualquier persona que requiera grabar música y comercializar los soportes sonoros. Asimismo, la SCD celebra contratos no exclusivos con las compañías discográficas, otorgando las licencias que solicitan los productores fonográficos, para la reproducción de obras comprendidas en el repertorio administrado por la Sociedad.

¿Cuándo se solicita la licencia fonomecánica?

ANTES de la fabricación de un fonograma, disco o cassette, el productor debe contar con el contrato de autorización para el uso del repertorio, que legitima su producción y en el cual se obliga al pago de los derechos correspondientes.

Si usted está interesado en obtener una autorización para grabar o reproducir música en soportes sonoros, visite nuestra sección Licenciamiento del Derecho de Reproducción.

¿Cómo se calculan las tarifas por concepto de derechos fonomecánicos o de reproducción?

Las tarifas se calculan conforme a los contratos establecidos entre los productores fonográficos y la SCD, que se rigen por los acuerdos generales pactados entre el BIEM – organismo internacional que agrupa a las sociedades de gestión colectiva que administran el derecho de reproducción mecánica – y la Federación Internacional de Industrias Fonográficas (IFPI).

Nuestros Amigos